lunes, 18 de febrero de 2013

Visita de Obra: problemas con las instalaciones

3 comentarios
Hoy es uno de esos días en que, no tocando visita de Obra "oficial", me he acercado por la oficina a resolver algunas cuestiones y, ya que estaba allí, junto con el aparejador D.E.O. nos hemos dado una vuelta, en plan policía. Ante la insistencia por parte del constructor de visitar una zona determinada, como buena D.F. hemos hecho justo lo contrario, y ¿ qué hemos visto? Amigo Sancho, desconfía tú de los tablones apoyados en la pared de manera sospechosa, porque debajo de ellos se oculta la última chapuza del constructor!! ( no viene en el Quijote, pero podría...)

Máquinas de clima sin silent-block Máquinas de clima ok

 

Máquinas de clima sobre silent-blocks

Pues sí, lo primero que hemos visto, no siendo grave, nos da una idea de un grado de chapucerismo ( ¿existe esta palabra?) nada desdeñable por parte del instalador. En lugar de los silent-blocks reglamentarios como soporte en cualquier máquina que pueda transmitir vibraciones a los elementos constructivos durante su funcionamiento ( correcto en la imagen de la derecha), se había colocado estas guías de pvc.

Problema con el conducto de climaProblema con el conducto de ventilación

Problemas con los conductos

Este es un caso que, si bien tiene una sencilla solución, indica una absoluta falta de rigor de la empresa instaladora.
El caso es que el albañal horizontal que recoge las aguas de cubierta y se desvía colgado por el techo de la vivienda de la última planta se cruza con dos conductos: el de impulsión de clima ( foto superior) y el de ventilación por CTE DB-HS .
Nosotros, que somos muy confiados, pensamos que no tiene nada que ver que se tratase de una visita fuera de programación para que hayamos podido fotografiar la obra de arte, no... Seguramente el operario con afinidad hacia la doctrina Salomónica ( o su inmediato superior con demasiadas presiones para efectuar los trabajos en plazo y poco tiempo para cumplirlo) lo habían dejado así de forma provisional y con la intención de corregirlo inmediatamente...
Y alguno dirá: eso es achacable a una falta de previsión del Proyecto, y podría estar en lo cierto ( aunque no es el caso, os lo aseguro).


En cualquier caso, cuando en visita de obra ves algo así, se te ocurren dos cosas:
  • Primero, quien ha materializado la solución ( o lo ha ordenado) no debería seguir en la obra.
  • Segundo, teniendo en cuenta que esto lo hemos visto porque probablemente no les había dado tiempo a taparlo convenientemente, qué más "regalitos" nos tendrán guardados tras los trasdosados...
Os cuento la solución. Lógicamente, se dio orden de bajar los conductos, aunque para ello hubo que bajar también el del distribuidor contiguo, ya que ambas boquillas impulsaban en la misma estancia: más caro para el instalador y mayor retraso en la finalización de los trabajos.
Recordáis lo de " la feina ben feta..."? Pues eso! 
Qué podría pasar cuando estas viviendas se habiten ( ese es otro debate, jeje..) y no les funcione bien la climatización? Si se hacen catas y se descubre esto, la responsabilidad recaerá en la DF y no en quien lo "perpetró".
En fin, cosas veredes Sancho... Recordáis alguna experiencia similar? Os animo a que las compartáis en los comentarios!! Saludos.

Seguir leyendo →
viernes, 8 de febrero de 2013

El libro de órdenes y asistencias en obra

19 comentarios

Se acaba la obra: nervios, prisas... oh! el libro! Dónde está? Aquí! Vaya... está en blanco!!!

libro de ordenes y asistencias
La LOE otorga al Arquitecto director de obra la responsabilidad por la fidelidad de la obra conforme al proyecto, en aquellos aspectos de carácter esencial y no secundarios o atribuibles al Director de ejecución de la obra.
En el apartado 2c del artículo 12, habla de las obligaciones del Arquitecto:
...deberá...

Resolver las contingencias que se produzcan en la obra y consignar en el Libro de Órdenes y Asistencias las instrucciones precisas para la correcta interpretación del proyecto

Para ello, existe desde hace ya tiempo un mecanismo –un tanto rudimentario, en la era de las autopistas de la información, todo hay que decirlo- mediante el cual se asegura que la obra se ha construido siguiendo las prescripciones del Proyecto. Pero, qué pasa cuando hay pequeños ajustes de obra, o imprevistos, o se observan deficiencias en la ejecución? Ahí es donde aparece el libro de órdenes.

Qué es el libro de órdenes y Asistencias?

El Libro de Órdenes y Asistencias fue implantado por el artículo 4 del Decreto 462/1971, que estableció su obligatoriedad para las obras de promoción privada, debiéndose reflejar en ellos todas las incidencias, órdenes y asistencias que el técnico director apreciase durante el desarrollo de la obra. La Orden Ministerial de 9 de Junio de 1971, por la que se dictan las normas sobre el libro de órdenes e incidencias en las obras de edificación establece los requisitos del mismo disponiendo su presentación al finalizar las obras, junto con el certificado final de obra.
El libro de Órdenes visado constituye una garantía para el Arquitecto de que cualquier modificación o decisión en obra, se ha recibido por parte del constructor, ha sido visada por el colegio y el promotor ha sido advertido.
Su importancia es clave ante una posible reclamación futura, ya que, ante un juez, el libro de órdenes se constituye en prueba escrita válida.

Procedimiento a seguir

Para que sea efectivo, el libro de órdenes se deberá rellenar con aquellas instrucciones claras y concisas dirigidas al constructor, aportando croquis y/o planos de detalles, si fuera necesario. El constructor, o su representante, deberá firmar el “enterado

Deber de vigilancia

Dentro del deber de vigilancia que incumbe al director de Obra, se deberá comprobar que aquellas instrucciones que se han consignado en el libro, se cumplan por parte del constructor. De no ser así, el Arquitecto podría incurrir en responsabilidades no deseadas.

Práctica real

Lamentablemente, la realidad es que muchas veces se deja para el final el libro de órdenes, haciendo memoria de aquellos aspectos más importantes que se recuerden. Esta práctica es incorrecta. El Libro ha de permanecer, obligatoriamente, en Obra y a disposición de los técnicos.
Conozco incluso Arquitectos que, a falta de incidencias, apunta algo así como:
durante la visita en Obra de dia xx se observa que todo se ha ejecutado de acuerdo al proyecto
El libro es también un libro de visitas, y hay jurisprudencia en que se ha condenado a Arquitectos por haber presentado a visar al Colegio un Libro de Órdenes en blanco.

Otra práctica habitual, sobretodo en obras de una cierta entidad, es complementar el Libro de Órdenes con las Actas de Obra, que se levantan cada visita y recogen de manera más exhaustiva todo lo que la DF y el Constructor acuerdan. Se pueden adjuntar a la entrega del libro al colegio en el momento de realizar el certificado final de obra.

También conozco casos ( demasiados....) en que el Libro se ha perdido, no está en la Obra. Qué se debería hacer? Pienso que lo más adecuado sería solicitar un nuevo Libro en el Colegio y abrirlo con la diligencia de que fulanito ha extraviado el Libro, motivo por el cual se inicia uno nuevo, en el que se deberá reseñar lo reflejado en el anterior, ya que una copia de cada una de las hojas del Libro ( numeradas) debe quedar en poder del Arquitecto director.

Cuáles son vuestras experiencias en torno al libro de órdenes? os animo a que dejéis vuestros comentarios!

Enlaces:





Libro interesante:


La responsabilidad del Arquitecto en la LOE


De Pedro J. Femenía López



Seguir leyendo →