martes, 29 de octubre de 2013

¿Cuánto tiene que costar un CEE?

2 comentarios
Bueno bonito barato, oigan... que me los quitan de las manos!


Hace ya cinco meses desde que se publicó el RD 235/2013 en que se aprobó el procedimiento para la Certificación energética de edificios existentes. Desde entonces, son muchos los caminos en que la picaresca, tan nuestra, tan arraigada, se ha desplegado en forma de múltiples e imaginativas fórmulas publicitarias para captar una parte del pastel que se ofrecía a técnicos ( arquitectos entre ellos) y otros oportunistas.

Desde cupones en conocidas plataformas de descuentos en Internet, pasando por certificados regalados comprando muebles en conocidas tiendas de bricolaje, plataformas de expertos que cobran comisiones por poner en contacto al usuario final con el técnico más adecuado en su zona, otro tipo de expertos formadores que ofrecen cursos para formar a nuevos expertos a su vez, hasta anuncios de google con precios irrisorios para pensar que alguien que se supone con la titulación adecuada y la formación pueda dedicar al menos cuatro horas de su tiempo en visitar el inmueble, tomar los datos, redactar el certificado y tramitar posteriormente la etiqueta. Esta persona, además, ha de contar con seguro de responsabilidad civil, colegiación en regla...

Y la última, lo que ya clama al cielo, algunos que ofertan el Certificado a precios inmejorables, siempre que el propio interesado rellene un cuestionario con la recogida de datos in situ... es decir, que ya ni siquiera visitarán la vivienda!!

¿Qué es la Certificación energética?


Y bien, esto de la certificación, qué narices es? Es una oportunidad realmente o bien es oportunismo?

Necesidad de evaluar la eficiencia energética

Realmente, la iniciativa, en la que España estaba a la cola de la Unión Europea ( lo que nos ha costado incluso sanciones) es tan interesante como que puede suponer el espaldarazo que el mercado de la construcción necesita para iniciar una recuperación centrada en la rehabilitación energética. El dato fundamental es que para cumplir con las directrices de la UE, se debería rehabilitar unas 400.000 viviendas al año, a fin de aumentar su eficiencia energética y, en consecuencia, el consumo en energía, que sólo en vivienda supone un 18% de todo el consumo energético en nuestro país.

Aquí podéis leer un artículo con algunas claves sobre lo que la evaluación de la eficiencia energética de los edificios existentes supone para llevar a cabo esta encomiable labor.

Además, se prevé que, en un futuro no muy lejano, las compañías de suministro de energía puedan "premiar" a aquellos inmuebles cuyos índices de consumo, emisiones de CO2, en definitiva, cuya eficiencia energética sea más alta.

¿Qué está pasando?


Todo esto que explico ya se podía leer en este artículo del diario cinco días  muy pocos días después de publicarse el decreto. Vaya, que no es nada nuevo.
Lo que sí es nuevo ( al menos para mí) es ver con tristeza como se banaliza una iniciativa en la que algunos sí creímos y era que, efectivamente, como el Ministerio se hartó de explicar por activa y por pasiva, la certificación energética de la edificación, de igual modo que en electrodomésticos, automóviles, etc. ya servía para dar un añadido de calidad al producto final, estableciendo un elemento de juicio objetivo que usuarios, propietarios y arrendatarios pudieran en un futuro próximo utilizar como una manera de evaluar y comparar inmuebles de semejantes características.

Y es que, desgraciadamente, la lucha de precios ha derivado en que unos pocos listos con medios de controlar el mercado han bajado tanto los ídem que se hace imposible competir. El usuario que está obligado a solicitar un Certificado de eficiencia no ve que es un documento importante y necesario para él, sino que lo ve como otra imposición punitiva más por la que debe rascarse el bolsillo, otro "papelito" y en consecuencia, busca quien le resuelva la papeleta y sobretodo, que le cueste lo menos posible.
Ahí es donde los que se aprovechan de esta situación copan un mercado que está quemado ya desde su inicio, arrasado por definición.

Conclusión


No se puede hacer un buen CEE por 60€!!! No, es imposible. Bueno, sí se puede, haciéndolo mal... no dedicando el tiempo y el esfuerzo necesario para introducir valores reales de la vivienda, derivando en una calificación errónea, resultado de valores por defecto que los programas informáticos asignan ante el desconocimiento del técnico.

De las consecuencias económicas que esto tenga para el propietario, para los usuarios, para el medio ambiente... sólo el tiempo lo dirá.
Seguir leyendo →
lunes, 14 de octubre de 2013

La agonía del arquitecto

2 comentarios
Un 71% de los Arquitectos se encuentra en situación de precariedad. Irreversible?

la agonía del arquitecto



Hace unos días el SARQ ha publicado en su blog el III Estudio laboral sobre el sector de la Arquitectura. En este estudio se analiza la situación laboral de una muestra de 927 arquitectos encuestados online, quienes, de manera voluntaria, han accedido a participar, informados a través de las redes sociales. Entre ellos los hay colegiados y no colegiados, con lo que el resultado de la encuesta contempla también al sector más desfavorecido de nuestro colectivo.
El SARQ es el Sindicato de Arquitectos de España, nacido con la voluntad de defender nuestros derechos laborales. Está compuesto por voluntarios y es independiente de los colegios profesionales.

Pues bien, el estudio dibuja el panorama desolador que la crisis del sector de la construcción ha sembrado en este país, junto con algunos vicios que el propio sistema había engendrado, como por ejemplo, la figura del falso autónomo, la falta de convenio propio de la profesión o la última perla que nuestros amables y doctos gobernantes nos han regalado, la Ley de Servicios Profesionales, o LSP, que pretende desregularizar el sector, permitiendo el acceso a la profesión a otros colectivos hasta ahora sin atribuciones en el ámbito propio del arquitecto.

Las cifras son demoledoras, algunos datos

  • El paro efectivo asciende al 50%. Un 30% admite estar en paro y el restante 20% son autónomos con ingresos prácticamente nulos. De todos ellos, el 34,3% lleva entre uno y tres años en esta situación.
  • La persistencia en el uso de la figura ilegal del falso autónomo ha dejado un 77% de arquitectos sin ningún tipo de prestación al quedarse sin trabajo.
  • En cuanto a salarios, el 68,4% del total de arquitectos en activo no llega al mínimo de 23.338,98€ brutos anuales del convenio. Sólo un 29% ingresa más de 1.000 € mensuales.


Salarios bajos

De los encuestados, casi el 50% declaró ingresos inferiores a 15.000€ anuales, decididamente inferiores a la media de los salarios medios en España, sin hablar del extranjero, donde esta cifra aumenta hasta los 22.186€
De igual modo, los que se hallan en activo han visto reducir sus salarios sustancialmente. Más de la mitad afirma que esta reducción se cifra en un 20%.


Persistencia de la crisis y fuga de cerebros

Desde el anterior estudio efectuado por el SARQ, se ha aumentado de un 7% a un 12% el porcentaje de arquitectos trabajando en países extranjeros, como Alemania, Reino Unido, Francia o bien países de latinoamérica como Chile, Perú o Colombia.

Cabe decir que el estudio es fruto de una encuesta estadística, y como tal hay que valorarlo, pero sin duda se acerca mucho a la realidad de un sector castigado en muchos frentes.... en vías de extinción?
Del mismo estudio se desprende que una parte importante de la profesión, empujada por la caída de la actividad, y por la precariedad laboral, se haya reciclado hacia otros sectores, aunque no sin dificultad. 

A modo de conclusión, ante esta situación de ruina total del sector, lo que parece inquebrantable es la voluntad de nuestro colectivo para reivindicar la singularidad de uno de los dos oficios más antiguos del mundo. La avalancha de cifras no debería mermar cualidades como la ilusión con la que cada día enfrentamos el entorno hostil que nos envuelve.


Y, por favor, señores ministros, déjennos en paz!!!

Saludos!







Seguir leyendo →